VILLAREJO-PERIESTEBAN Y VILLARES DEL SAZ, ALIADOS CONTRA EL COVID-19

Villarejo-Periesteban y Villares del Saz son dos municipios de la Mancha Alta Conquense que han unido fuerzas en la lucha contra el Covid-19. En Villarejo-Periesteban, fue la asociación de mujeres quien propuso la confección de batas, si se les dotaba del material necesario. En la actualidad, colaboran alrededor de 13 villarejeños y villarejeñas, que cortan, cosen, desinfectan y distribuyen. Hasta ahora, han confeccionado unas 150 batas, que han entregado a centros de salud de la zona, a la residencia de mayores de Montalbo y al Hospital Virgen de la Luz de Cuenca.


En Villares del Saz, en cambio, todo fue fruto de la casualidad. Una de las trabajadoras del equipo de servicios sociales de la localidad encontró plástico con el que se podrían fabricar pantallas. El material fue entregado a los villarenses, Loli García Marín y a su hijo Mario Cantero, que hasta la fecha han fabricado 300 pantallas protectoras, que han sido donadas a diferentes establecimientos del municipio, a centros de salud y a la residencia de mayores de Montalbo.


Estas dos localidades trabajan conjuntamente para ayudar a quienes están en primera línea en la lucha contra este virus, compartiendo recursos materiales y tareas de distribución. Estos voluntarios y voluntarias nos cuentan que, se han organizado de tal manera que han podido llegar mucho más lejos de lo que se habían imaginado.
El equipo de Integra22, que se ha puesto en contacto con dos de los participantes de estos grupos, quiere agradecerles su inmensa labor, que tanto está ayudando a nuestros trabajadores.